La historia detrás del “Oktoberfest”

Es la fiesta popular más grande del mundo  –  el “Oktoberfest” (fiesta de octubre). Cada año millones de visitantes van a la ciudad bávara de Múnich para beber cerveza, comer “Brez’n” y sumergirse en la cultura bávara.  Muchos regresan allí. Pero casi nadie conoce la historia detrás de la gran romería. Sigue leyendo y la descubrirás…

La Wies’n – inicialmente era una carrera de caballos.

La fiesta tiene su origen en el año 1810 con la boda del príncipe Ludwig I de Baviera y de la princesa Teresa de Sajonia y Hildburghausen. Andreas Michael Dall’Armi, un miembro de la guardia nacional, tuvo la idea de celebrar la fiesta con una gran carrera de caballos – la hora del nacimiento del Oktoberfest. Las fiestas que empezaron el 17 de octubre 1810, cinco días después de la boda, eran un gran éxito y duraban varios días. Unos años después,  al prado donde tenía lugar la carrera de caballos y donde ya se servía cerveza a los visitantes se le puso el nombre de la princesa – “Theresienwiese”.  En 1824, Andreas Michael Dall’Armi fue reconocido como el “inventor” del Oktoberfest.

Pese al nombre la fiesta, esta no solo tiene lugar en Octubre, sino que empieza en la última semana de septiembre. Los bávaros no dicen “Oktoberfest”, si no “Wies’n”, que significa “prado” en el dialecto bávaro.

1980: un atentado conmueve Múnich.

El 26 de septiembre 1980 explotó una bomba cerca de la entrada principal del Oktoberfest. 13 personas murieron y 200 visitantes fueron heridos. Entre las víctimas mortales, también estaba el autor del atentado. Hoy en día, el atentado del Oktoberfest se cuenta como uno de los peores atentados en la historia de Alemania. 

Hoy en día

Desde el fin del siglo XVIII, el Oktoberfest es como la conocemos hoy. En el año 1950 fue la primera vez que el primer alcalde de Múnich empezó la “Wiesn” con la acción de espitar y las palabras “O’zapft is!” (“¡Está espitado!”).  Hoy, esta acción más las palabras “O’zapft is” son un componente esencial del “Oktoberfest”.

 El Oktoberfest es una fiesta para celebrar la cultura bávara. Por eso, a la gente le gusta vestir la ropa tradicional. De hecho, esta era la ropa del trabajo de los bávaros: El “Dirndl” (un vestido con delantal)  para la mujer y el “Lederhose” (un pantalón de cuero) para el hombre.

En la Wies’n hay chiringuitos donde venden salchichas fritas, Brez’n (una pasta bávara), pan de especias en forma de corazón (“Lebkuchenherz”), almendras garapiñadas y muchas otras cosas tradicionales. Además, hay atracciones como tiovivos y montañas rusas. Pero la atracción más popular son las “Bierzelte”, las tiendas grandes en las que se vende y bebe cerveza, Brez’n y pollo. Se sirve la cabeza en jarros de un litro que se llaman “Maß-Krüge” o solo una “Maß”. En 2018, se sirvieron más de 7 millones “Maß” de cerveza allí. Se toca música en las tiendas también y cada Wies´n tiene una canción propia. Para mantener las tradiciones, los dueños de las tiendas tienen que tocar música de instrumentos de viento bávaro durante el día y hasta después de las primeras 18 horas pueden tocar otro tipo de música.

En 2010, para celebrar los doscientos años de la existencia del Oktoberfest se introdujo la “Oide Wies’n”  un festival para recordar la historia del Oktoberfest. Dentro del festival hay muchas actividades para familias y hasta una carrera de caballos. La “Oide Wies’n” se repite cada año y hoy es una componente esencial del Oktoberfest. Además, para las familias y niños encontrarás la “ruhige Wies’n” que es también un festival, pero más tranquilo.

Este año el Oktoberfest empieza el 21 de septiembre y termina el 6 de octubre.

¿Has estado alguna vez en el Oktoberfest?

Si quieres aprender más curiosidades sobre Alemania, en nuestros cursos de alemán estándar o intensivo, además de aprender el idioma o mejorarlo, conocerás la cultura alemana y las tradiciones de este gran país.

Iniciamos cursos todos los meses, así que no dejes de solicitar información sea cual sea tu nivel de alemán. Tenemos cursos de alemán desde nivel inicial hasta nivel avanzado.

 

Tahnee Gerlach, practicante de Instituto Berlín.